domingo, 22 de abril de 2012

EL MUNDO COMO LUGAR DE TODOS


He leído cuidadosamente los testimonios de ustedes respecto de lo escrito por mí la última vez. El tema es un disparador fulminante e instantáneo de nuestros más secretos temores, certezas, y deseos. 

¿Si deseamos un mundo mas pacifico, justo y equitativo? ¡Claro que sí! Pero tenemos este.

Esto es lo que nos ha tocado vivir y no hay libro de quejas disponible. Ningún día ni a ninguna hora. En este mismo momento en que yo escribo hay gente muriendo de sida en África, personas matando a otras en Irak, campos de refugiados, hambre.

También hay buenos ejemplos, ya lo se. Elijo hablar de los otros, de los que nos horrorizan, de los que nos hacen relatar nuestras penurias una y otra vez y escandalizarnos y victimizarnos. ¿Y saben que resulta de eso? La división del mundo en “ELLOS” y “NOSOTROS”, y nada de eso puede conducir a un buen lugar. 

El jardín del Edén no esta allí.

El día del juicio a Sebastián, él me miraba mucho. Tal vez porque le resultaba un rostro que había visto alguna vez, tal vez porque yo estaba sentada justo en el límite entre las dos familias, tal vez porque no podía discernir si yo pertenecía a los buenos o a los malos.

Para los que ejercerían la justicia yo pertenecía a los buenos, para la familia de Sebastián y para él mismo, a los malos. ¡Vaya paradoja! Y la profunda angustia que me acompaña desde ese día se entronca con el hecho de que no puedo tenerlo claro para mí. 

Yo salí de ese juzgado sintiendo que mi más profunda duda existencial no estaba resuelta, y que probablemente no lo estaría nunca. Todo dependería siempre de quien me mirara y desde donde. Y donde yo misma me colocara para mirar este mundo, habitarlo e insertarme en él.

¿Es suficiente no haber matado nunca para ser parte de los buenos? No lo creo.
¿Se rehabilitará Sebastián pasando el resto de sus días en la cárcel? No lo sé.

O la cárcel, tal cual la conocemos, ¿exacerbará su violencia en vez de ponerlo en un camino de mayor felicidad? ¿Es verdad que las penas más duras, o bajar la edad de imputabilidad disminuiría los crímenes? No lo sé. Y mientras no lo sepa tengo que ser cauta con mis opiniones y mis juicios.

Ustedes tienen razón: la cultura, la educación, la familia, mejorarían las cosas. Mejorarían las cosas las cosas que no están. O no están en volumen suficiente.

En el caso de Ezequiel la justicia hizo lo que había que hacer. Lo que esta en el código. Eso sí lo sé.

También se que si miro los círculos concéntricos de la piedra en el agua pero al revés, el centro terminará en mi, y yo seré la piedra.

La conformación de la moral personal es un laberinto móvil que no admite segmentos cristalizados o establecidos para siempre. Ninguno de nosotros sabe qué haría en una circunstancia excepcional.

¿Qué harías María Marta si te encontraras cara a cara con el chiquito que te arrancó las cadenas? (¡Otra paradoja!) ¿Le dirías que hay que ser bueno y no quitarle las cosas a la gente? Difícil la respuesta, ¿no? 

Porque es muy probable que en su casa le digan lo contrario. Es probable que en su casa le enseñen que a “los otros”, a los que tienen, hay que sacarles las cosas.

No me estoy poniendo del lado de los que delinquen. Estoy pidiendo silencio y cautela para juzgar al otro.

El “otro”, es mi hermano.

Los abrazo.

Leonor.

P/D. 

1) Trini: sin duda tenés suerte y es fantástica tu conclusión, tenés suerte porque te pudo pasar algo peor.

2) Sol: yo revisaría el concepto de la predisposición genética a delinquir. No solo no está comprobado científicamente sino que agranda la brecha entre “nosotros” y “los otros”.

3) Pablo: me emocionó tu deseo para con la hijita de Sebastián, eso de que pueda tener coraje para soportar la mochila de la ausencia de su papa.

¿Sabes una cosa? En la mochila de Sebastián la policía encontró algunos currículums. A lo mejor tenía la verdadera intención de buscar trabajo….

13 comentarios:

  1. Hola Leonor! Hola a todos! Casualmente acabo de llegar de ver a Betiana Blum en el teatro con la obra "Más liviano que el aire" que seguramente la conocerás y que trata de una anciana que es asaltada pero ella lo trata con dulzura y quiere educarlo. Y realmente llegué a mi casa con las mismas dudas que vos, dudas que tengo desde hace tiempo igual. Estoy de acuerdo en que hay una inmensa necesidad de cultura, de educación, de contención, de oportunidades entre otras cosas! Pero sigo teniendo esa duda de si la cárcel es la mejor solución. Tal vez no está bien hecho el sistema de cárceles, tal vez no sea solo privación de la libertad, tal vez debería ser un sistema más fluido en el que se eduque, se estimule, y se haga reflexionar a la gente que dilinque. Reconozco que puedo estar equivocándome, porque justamente estamos hablando de dudas existenciales. Y estoy de acuerdo con lo que decís, de que hay que tener mucho cuidado con lo que se dice! Sobre todo por los castigos que se piden y que en fin quien los aplica termina siendo igual de cruel que el delincuente. Es un tema muy delicado y merece una profunda reflexión! Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Querida Leonor y compañeros del blog, he leído atentamente tu comentario, quiero responderte puntualmente la pregunta que dirigís a mi y decirte que si tuviera frente a mi a ese chiquito que me llevó la cadena (no es eso lo que me hizo más daño sino el que me apuntara con un arma blanca) no trataría de decirle qué debía hacer o dejar de hacer en esa circunstancia porque no creo que decir algo como lo que sugerís sea constructivo. Sólo sería juzgarlo y decirle que él fue "el malo" y yo "la buena" en esa esituación. Y no creo en esa distinción entre "buenos" y "malos". Me inclinaría a tratar de hablar con él, de preguntarle cómo está, qué edad tiene, saber más de él y de por qué esa tarde salió a robar...tal vez no serviría de nada pero me gustaría hacerle sentir que me importa lo que le pasa simplemente porque creo que el otro y yo (sea quien fuere) estamos íntimamente conectados y más aún perteneciendo a la misma sociedad (bah! todos pertenecemos a la humanidad ¿verdad?). Desearía de corazón poder ayudarlo pero...¿podré ayudarlo yo, cuánta y cuál podría ser mi ayuda concreta para él? ¿La querrá, la podrá tomar, le interesaría? No lo sé.
    A mi lo que más me impresionó fue que llevara un arma y no dudó en apuntarme para finalmente decidir que prefería mi cadena a mi carterita bandolera...pero dentro mio intento desde entonces ENTENDER lo que sucede y de qué modo concreto se puede contribuir a que esto cambie. Hice la denuncia porque necesitaba sentir que instaba al sistema a hacer algo pero ello no quita que yo sepa que lo que se hace con estos casos es NADA o CASI NADA...lo tengo muy claro. Pero hay un sistema legal y quería poder decir lo que está pasando ante alguien que revisitiera alguna "autoridad". No quedarme callada, no "tragarme" lo sucedido así sin más...
    Cada noche desde ese día recuerdo el rostro de ese niño y pido que pueda salir adelante sin robar...lo pido con mi corazón, creo que el deseo de que así sea cuenta, me hace bien, me hace sentir que de algún modo (el único que conozco por ahora) lo puedo tener presente y desear que esté bien. No sé dónde vive, cómo se llama, dónde encontrarlo...sé que hay miles como él y siento que algo debo hacer al respecto pero no tengo claro qué, ni cómo hacerlo...creo que el sistema debería prever situaciones como èsta con soluciones efectivas y constructivas, el sistema carcelario tal como está funcionando hoy no creo que sea construtivo, ni "resocializador" como dice la Constitución Nacional...¿pero qué hacemos, cómo hace el ciudadano promedio para cambiar estas cuestiones? ¿Será sólo a tarvés del voto que se puede cambiar o habrá alguna otra cosa que uno pueda hacer desde su rol cotidiano en el ámbito en que cada uno se mueve?
    NO LO SÉ, no tengo respuestas, sólo sé que no se me ocurriría decirle a ese chiquito lo que "debía hacer" o "dejar de hacer" en la situación en que nos encontramos esa tarde...sólo hablaría con él si él lo permite, si puede responder a un diálogo con un adulto y querría saber más de él...tal vez le daría un abrazo también...un abrazo sincero, con todo mi corazón, para que sepa que se puede sentir amor, calidez y afecto aún en este mundo que por momentos tiene mucha crueldad, desigualdad y frialdad...
    Y también mucha belleza, buena voluntad y calidez.
    Estoy de acuerdo con vos Leonor en que cómo vemos o sentimos una situación depende del lugar en que elegimos ponernos.
    Pero también sé que como ser humano que soy también sentí sorpresa, enojo y estupor ante lo sucedido apenas había ocurrido...luego recién pude pensar...
    Agustín, coincido con vos en que el sistema de cárceles y su funcionamiento (por ende el sistema penal punitivo en Argentina) merece que reflexionemos profundamente al respecto.
    Yo al menos por ahora tengo más preguntas que respuestas sobre este tema.
    ¡¡Abrazos para todos!!

    María Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Marta
      Me adhiero a tu Comentario!
      Saludos
      Pablo.

      Eliminar
  3. Leonor: sé que lo que voy a preguntar está totalmente fuera de contexto y espero sepan disculparme, yo tengo una pregunta para hacerle a usted.
    ¿Porque las personas dicen que ´´hay que conformarse con lo que uno tiene´´ si uno u otro siempre se esfuerza y trabaja para tener más de lo que ya se tiene?
    Sé que el ser humano está hecho para superarse en la vida pero entonces ¿con que fundamento se expresa esta frase?
    A mí me gustaría recibir su respuesta y opinión ya que se la he hecho a varias personas y no supieron ser muy claras con sus respuestas, fueron muchos los titubeos y mucho silencio… para luego responderme que no me podían dar una respuesta.
    Sé que sos una persona que tal vez me podrá responder esta simple pregunta.
    Espero su respuesta desde ya gracias.
    Saludos
    ANAHÍ…
    P/d: espero haber sido clara con mi pregunta. La hice porque sé que hay una respuesta y me pareció bueno hacérsela a usted porque creo que solo usted podrá responder a esta encrucijada que está en mi cabeza.

    ResponderEliminar
  4. La guerra de odio entre “clases sociales”, instalada en casi todas las sociedades del mundo, vaya uno a saber por qué enemigo y dando el impacto como si de un arma poderosa se tratara, logrando dividir naciones y debilitándolas, nos tiene como rehenes a todos.


    Tengo la suerte de conocer personas de las “diferentes clases sociales” (lo pongo entre comillas porque es un término que no debería existir pero lamentablemente existe), y les puedo decir que existe el amor y la amistad en todos los sectores. Les aseguro que hay mucha gente que vale la pena en este mundo, no está todo perdido.

    La violencia también existe por supuesto. Y es con el respeto al otro con lo que podemos intentar salir de esta situación. Cada uno deberá tomar conciencia que todos somos seres humanos conviviendo en este mundo, y sobrepasar los límites del respeto, es algo que no se debería sobrepasar jamás.

    Existen casos muy dolorosos y excepciones que son difíciles de manejar. No me refiero a estos casos.


    El pensar en darle un abrazo a un niño que nos roba, para demostrarle que se puede sentir amor, calidez y afecto, es un ejemplo de que existe gente que vale la pena en este mundo, en este caso vos María Marta.


    Muchas personas en este blog valen la pena.




    Les mando un saludo para todos

    Claudio

    ResponderEliminar
  5. Hola Leonor y compañeros del blog.

    En la ultima parte de la nota donde te referis a mi comentario "En la mochila de Sebastián la policía encontró algunos currículums. A lo mejor tenía la verdadera intención de buscar trabajo…."
    Quizas sebastian buscaba cambiar,trabajar y salir de su mundo lleno de violencia o no,pero su accionar le cambio el destino llevandolo a la carcel.

    Yo creo que Sebastian puede cambiar(No va a ser facil,pero va a tener q hacer ese sacrificio,al menos por su hija).
    En caso de Reclusion Perpetua, la Lib condicional en caso de perpetua puede pedirse tras cumplirse 20 años de reclusion o prision(Art. 13CP.- El condenado a reclusión o prisión perpetua que hubiere cumplido veinte años de condena)esta misma esta sujeta a requisitos.

    En tu post haces la sig pregunta ¿Se rehabilitará Sebastián pasando el resto de sus días en la cárcel?
    La Carcel segun la constitucion y Codigos Penal y Proc Penal, debe estar para el bien y la reeducacion de los reos,cosa que no siempre pasa debido a la burocracia judicial q existe.
    Muchas veces el Juez de Ejecucion q tiene a su cargo el cumplimiento de las medidas de reinsercion o el Patronato de Liberados no controlan o no hacen las cosas como deben ser.
    Lamentablemente la carcel muchas veces no cumple con su objetivo como dije antes,eso si tambien pasa por la voluntad del reo de cambiar para bien.
    Ojala fuera asi,Sebastian va a tener que cambiar por el Bien de su hija (No va a ser facil,pero va a tener q hacer ese sacrificio,para un padre no hay nada mas importante que un hijo y el bienestar de este ).

    Saludos
    Pablo.

    ResponderEliminar
  6. Querido Claudio,

    Acabo de leer tu comentario con el que conincido plenamente porque como bien decís, existen el amor y la amistad entre los seres humanos...¡¡por suerte, qué buenoooo!! Porque creo que son el sustento espritual maravilloso que necesitamos para nutrirnos y seguir adelante.
    Me conmoviste mucho con tus palabras para conmigo las cuales te agradezco con todo mi corazón...más aún porque los niños integran para mi, junto con los ancianos, esa población más vulnerable que necesita tanto de contención, amor y afecto.
    Y tal vez más aún porque yo no pude tener hijos...cada niño que veo me despierta ese instinto maternal que tal vez exista más allá de que una sea madre o no...yo lo siento en mi, lo percibo y creo que lo canalizo en la docencia donde también me puedo "dar a mi misma" con amor y quién sabe, tal vez sembrar alguna semilla de afecto y contención en mis alumnos (que ya son grandes, enseño a nivel terciario y universitario) además de aprender con ellos "científicamente" sobre la materia que sea que me toque "explicar".
    Curiosamente es de ellos, de mis alumnos y ex-alumnos que he recibido y recibo enormes gratificaciones espirituales, de esas que te hacen sentir que vale la pena seguir adelante con fe y fuerza.
    ¡¡Te mando un abrazo Claudio y como me courre siempre que te leo o converso con vos, he sentido verdadero placer al hacerlo!!

    María Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mando otro abrazo para vos, es para mí también un placer leerte.

      Claudio

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. “¿pero qué hacemos, cómo hace el ciudadano promedio para cambiar estas cuestiones? ¿Será sólo a través del voto que se puede cambiar o habrá alguna otra cosa que uno pueda hacer desde su rol cotidiano en el ámbito en que cada uno se mueve?”

    María Marta, creo que uno desde su rol cotidiano puede cambiarlo. No vamos a poder cambiar todos los casos de todas las personas en este mundo, como este chico que nombras, pero sí algunos que se nos cruzan por el camino.
    Creo que vos y yo somos consientes de lo que es volver a casa y tener, abrigo y comida, y el amor de alguien que nos está esperando. Pero no lo sabemos de él, no sabemos con que se va a encontrar en su casa si no vuelve con “tantas moneditas”, con comida, o simplemente con algo de valor, como fueron tus cadenitas.
    Me arriesgo a decir, por suposición, que para que ese chico recurra a lo que hizo, no debe encontrarse con un buen panorama al momento de volver a casa. Seguramente lo maltratan y le pegan, y al verse en esa situación límite, es robar, o sufrir un maltrato, un golpe o no comer, o dormir afuera.
    No justifico el robo, pero me pasó hace dos semanas en retiro estar esperando el colectivo mientras tomaba un café en un bar, se acercó un chico (debe haber tenido unos 10 años) a comer la sobra que dejaron en una mesa que ya estaba bacía, y luego de eso se acercó a otra mesa, donde sí había gente a pedir una moneda o algo para comer. No le dieron nada. Se acercó a otra mesa, donde también había gente, y está vez, no solo no le dieron nada, sino, que lo trataron con desprecio. Este chico no estaba robando, solo estaba pidiendo, en ningún momento trató mal a nadie, incluso puedo decir que a las dos mesas que se acercó, lo hizo diciendo buenos días y pidiendo por favor (palabras que muchos nos olvidamos muchas veces).
    Yo pregunto, ¿qué pasaría si este nene seguiría siendo así de maltratado por la gente todos los días? ¿Qué pasaría si por cada día que pasa el chico no logra obtener nada, más que solo maltratos y malas contestaciones? ¿Cómo será su vida al volver a su casa, para que en ese momento él se encuentre ahí haciendo eso, y no jugando, no estudiando o haciendo alguna cosa que prefiera antes que eso?
    Yo no voy a poder mejorar su condición de vida, pero sí puedo mejorar ese día. Sí puedo hacer que vuelva a su casa con algo, y quizá así pueda ahorrarle un mal momento. No puedo olvidarme que es un chico, Maria Marta. Si los de arriba no hacen nada, hagamos lo que más podamos nosotros.

    Un abrazo.

    Bruna.

    P/d: quiero dejar un vídeo interesante que me llegó, cuando lo vi pensé que este es un lugar indicado para dejarlo.

    http://www.youtube.com/watch?v=uuVqa3K6tJY

    ResponderEliminar
  9. Hola Bruna!!

    Comparto lo que planteas respecto de que en lo cotidiando nos encontramos con muchas situaciones en las que algo podemos hacer para ayudar o aliviar al "otro"...Pero me pregunto si ello es suficiente...tengo esa duda que se va convirtiendo cada vez más en la certeza de que no es suficente dar algo de comer a un niño que pide o ayudarlo con dinero...me parece que como sociedad y no ya como individuos, deberíamos reflexionar profundamente sobre lo que está pasando con casos como el que planteó Leonor en su anterior post e incluso en éste y preguntarnos cómo podemos transformar la realidad para convertirla en más favorable para los niños que por ejemplo hoy tienen que salir a pedir comida dinero o comida o incluso a robar como forma de vida (por los motivos que fuere: explotación por parte de los adultos, necesidad de dinero para comprar droga que les permita "evadirse" de una realidad que probablemente les resulte difícil, convicción de que robar " es un trabajo" porque es lo que aprendieron en sus casas etc etc etc).
    Yo estoy convencida que desde nuestro lugar cada uno de nosotros puede tratar de hacer lo mejor que le salga en las situaciones que hemos venido mencionando en nuestros comentarios pero creo que como sociedad debemos hacernos cargo de que las mismas existen y hacer algo al respecto. De ahí que me pregunte si es sólo votando cada tanto nuestros representantes que vamos por esa transformación o hay algo más que podemos hacer...habrá que ver si nos interesa como grupo social hacer algo, ese sería el punto de partida me parece...
    De todas maneras de alguno u otro modo me parece que la verdadera respuesta la encontraremos, más tarde o más temprano, en algún matiz del AMOR, ya sea en el interés por " el otro", en las ganas de ayudarlo o acompañarlo para mejorar determindas situaciones de vulnerabilidad que pueda atravesar, en el cultivo de la empatía y la amabalidad que apenas son algunos ejemplos de los muchos y muy diversos matices que tiene el amor.
    Creo que tal vez la auténtica revolución en nuestra sociedad pase por encumbrar el respeto, la ética y el amor entre nosotros.
    Fácil de decir y de desear, todo un desafío por delante para alcanzar...tal vez teniendo clara la meta se vaya haciendo camino al andar.
    Te mando un abrazo enorme y gracias por tu comentario!!

    María Marta

    ResponderEliminar
  10. "Deseamos un mundo perfecto, pero justamente de eso nace el problema, del deseo y no la acción."

    Leonor, somos seres humanos, la perfección e imperfección, la belleza y fealdad, la frialdad y calidez son características que aunque se presenten de manera antagónica constituyen o forman al hombre en sí.
    Por otro lado, claro que hay libro de quejas, y hasta quizás haya tantos de esos, que uno no sabe por cual optar. La radio, televisión, diarios, periódicos (entre otros medios de comunicación) son en parte ese libro de queja. Tribunal también lo es. Pero, ¿Buscamos solo quejarnos? ¿Pretendemos más que eso? ¿El hombre busca que la contraparte pague el “precio” justo de lo debido realmente por el delito cometido o ambiciona destruirlo?
    Haces referencia a los “Otros” como un conjunto el cual esta sometido a las peores suertes, a los que nada tienen. Y aquí es donde se desprende nuevamente otro conflicto, ¿Quién determina como es vivir bien, y como es vivir mal? Más precisamente, ¿Quién establece la categoría en la que al habitar, el ser humano es garantizado de ser atribuido de todo eso que lo hace feliz?
    Debemos recordar al hablar de esto, que hay quienes son felices, llenando el corazón, están quienes son felices llenándose de conocimientos, y están también quienes lo son teniendo una billetera cargada. Pero, estos deseos pueden degenerar, y por consecuente provocar que se dejen de lado las reglas del juego y “valga todo” para saciar dichos intereses.
    Leonor, te escribo en general, por así decirlo y no del caso concreto de Sebastian- Ezequiel porque para ser sincero, desconozco el caso.

    Un beso y un abrazo, Mariano.-

    ResponderEliminar
  11. Es una perpetua estar en los zapatos de ambas familias.
    Espero la pequeña inocente tenga la posibilidad de crecer sana y feliz.
    Saludos,
    Mary.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.